Social Cycles Goff

Síguenos en RRSS

Annie Londonderry (1870-1947): la bicicleta como símbolo de libertad

Este 8 de marzo, día de la mujer, queremos traeros la historia de una gran hazaña: la historia de la primera vuelta al mundo en bicicleta llevada a cabo por una mujer, en 1894. Se llamaba Annie Londonderry y evidentemente, hizo historia.

A finales del siglo XIX, la bicicleta se convirtió en una importante ayuda para la emergente emancipación femenina. Annie Londonderry con su bicicleta, se convirtió en un icono del momento y un símbolo de la naciente independencia de las mujeres, siendo la primera, en dar la vuelta al mundo.

Nació en Letonia como Annie Cohen y pronto su familia se trasladó a Estados Unidos, concretamente a la ciudad de Boston. Al cabo de los años se casó con Max Kopchovsky y tuvieron tres hijos.

Fue precisamente en Boston donde comenzó esta historia. Como otras muchas grandes historias de la vida, la gran hazaña de Annie Londonderry empezó por una apuesta. Dos empresarios de un club de Boston retaron a Annie a dar la vuelta al mundo en bicicleta a cambio de cinco mil dólares. El espíritu aventurero y emprendedor de Annie hicieron el resto para que aceptara y para que se embarcara en esta gran historia.ículos.

«A NEW WOMAN»

La empresa de agua de manantial Londonderry Lithia le pagó 1000 dólares por llevar su pancarta en la bicicleta y además acordaron que ella adoptaría un nuevo nombre: Annie Cohen pasó a ser Annie Londonderry.  Así, la “nueva” Annie se abrió camino y poco a poco su bicicleta y ella se convertirían en un rentable anuncio móvil en el que muchas marcas querrían aparecer.

El 25 de junio de 1894 empezó su viaje desde la Massachusetts State House. Iba subida a una bicicleta de mujer de la marca Columbia y vestida con una falda larga, obligatoria en la época, pero nada cómoda para pedalear. Viajaba con una muda de ropa y un revólver con culata perlada. Para el público de la época victoriana, verla era todo un espectáculo.

Fue en Chicago donde consiguió cambiar su pesada bicicleta de mujer de casi veinte kilos, por otra de hombre, una Sterling, la mitad de ligera. También fue allí donde pudo cambiarse la incómoda falda larga por unos bombachos mucho más cómodos. El viaje duraría quince meses.

Después de viajar de Nueva York a Chicago, Annie decidió cambiar su ruta del oeste al este, para ir a Europa, seguramente para evitar el frío invierno. Llegó a El Havre, Francia, el 3 de diciembre de 1894, a pesar de las dificultades burocráticas. Fue de París a Marsella en dos semanas, ganándose el reconocimiento público. Pedaleó por el Mediterráneo hasta Egipto, haciendo pequeñas excursiones por el país, y después se dirigió a Jerusalén y a la actual Yemen, antes de embarcarse para ir a Colombo y Singapur.

Tras volver a los Estados Unidos a través de San Francisco, el 23 de marzo de 1895, pedaleó hasta Los Ángeles, y después a El Paso, para después seguir hacia el norte, hacia Denver, donde llegó el 12 de agosto de 1895.

Aunque regaló al público fantásticos relatos de su viaje y anécdotas, fueron muchas las críticas de la época que la acusaban de haber viajado más “con” una bicicleta, que “en” una bicicleta. Londonderry usaba barcos para sus trayectos más largos, pero demostró ser una ciclista increíble en varias carreras locales a lo largo de su país.

A finales de septiembre llegaría a su destino. Llegó a Boston el 24 de septiembre, 15 meses después de partir. Los dos hombres que, estaba claro que no creían que la joven madre de familia aceptara y ni muchos menos que ganara semejante apuesta, se rindieron a sus pies y tuvieron que abonar el dinero de la apuesta.

Tras la gran hazaña se trasladó con su familia a Nueva York, donde escribió varios artículos para el New York World bajo el nombre de “The New Woman”. Su viaje rompió muchos esquemas y prejuicios de la época y le proporcionó la oportunidad de convertirse en redactora de un periódico, firmando sus propios artículos.

"Soy una periodista y una Nueva mujer” "ese término significa que me creo capaz de hacer cualquier cosa que pueda hacer un hombre"

UNA HISTORIA PARA LA HISTORIA

Annie Londonderry atravesó el planeta despertando admiración y curiosidad. Se convirtió en un símbolo del empoderamiento de la mujer de finales del siglo XIX.

¿Quieres saber más? En 2007, un descendiente escribió su historia en el libro “Around the World on Two Wheels». En 2011, Evalyn Parry, estrenó su obra de teatro-musical basada en ella y actualmente se sigue representando. También existe un documental titulado “The New Woman – Annie «Londonderry” que se estrenó en 2013.