Social Cycles Goff

Síguenos en RRSS

Montar en bicicleta nunca se olvida ¿por qué?

Seguro que has escuchado esta frase alguna vez en tu vida o quizá muchas ¿Verdad? Esta es una frase manida, una frase que prácticamente todos conocemos y que incluso hemos utilizado personalmente en alguna ocasión, pero… ¿Te has preguntado alguna vez en qué se basa esta rotunda afirmación?

En Cycles Goff somos curiosos por naturaleza y os vamos a contar lo que hemos averiguado sobre esta afirmación a la que razón no le falta: Montar en bicicleta nunca se olvida, pero ¿Por qué?

LA RESPUESTA ESTÁ EN EL CEREBRO

¿Cómo puede ser que montar en bicicleta nunca se olvide, aunque haga siglos que no montamos en una, y, sin embargo, hayamos olvidado dónde acabamos de dejar las llaves de casa? El quid de la cuestión está en el lugar en el que se almacena cada tipo de información en nuestro cerebro.

La memoria es la protagonista. Con la memoria retenemos información que luego podemos volver a recuperar cada vez que la necesitemos. Pero cada tipo de información, en función de su utilidad para “adaptarnos al medio” se almacenará en un tipo de memoria u otro.

FASES DE LA MEMORIA Y TIPOS

Las fases de la memoria son las siguientes:

  • Codificación: Aquí es donde incorporamos la nueva información
  • Almacenamiento: Guardamos ese dato para que sea duradero.
  • Recuperación: Cuando necesitamos rememorar algo del pasado, encontramos el recuerdo existente.

Las tipos de memoria son:

  • La memoria sensorial: es la más breve. Transmite la información adquirida en muy pocos segundos a la memoria a corto plazo.
  • Memoria a corto plazo: o memoria de trabajo. Almacena los procesos de comprensión y razonamiento. Es la memoria del aprendizaje.
  • Memoria a largo plazo: almacena recuerdos consolidados y aquí es donde encontramos la respuesta a por qué montar en bicicleta es una acción que no olvidamos.

MONTAR EN BICICLETA NO SE OLVIDA

No importa que llevemos una semana sin pedalear o veinte años. Este aprendizaje, como acto reflejo aprendido en la infancia generalmente, se reactiva y permanece intocable, automático. Pasa lo mismo con otras actividades que aprendemos por ejecución como hablar, nadar, atarse los cordones, etc. y que son mucho más difíciles de olvidar que otras cosas.

Distinguimos dos tipos de memoria a largo plazo: La declarativa y la procedimental:

La memoria declarativa, a su vez, se divide en dos tipos: la episódica y la semántica. Con la primera se almacenan vivencias importantes, por ejemplo, el primer día de colegio o el primer amor. Con la semántica, guardamos el conocimiento externo a nosotros, por ejemplo, lo que estudiamos, los nombres de personas o lugares, etc.

El caso de la procedimental es distinto ya que almacenamos todo aquello que aprendemos por ejecución, es el caso de montar en bicicleta y según los expertos, este tipo de cosas son mucho más difíciles de olvidar. En ella se integran todas esas habilidades motoras y ejecutivas que adquirimos. Guarda todos aquellos procedimientos automatizados.

No está muy claro el motivo por el que este tipo de memoria persiste. Lo que sí es evidente es que aquellas acciones que interiorizamos desde pequeños nos acompañan para toda la vida. Hay una teoría que apunta a que está íntimamente unida a la región en la que se fijan patrones de movimiento. En la zona donde se ubica, no se generan células nerviosas nuevas de manera tan habitual en los adultos, por lo que es menos probable que esos recuerdos se borren.

En definitiva, el cerebro es complicado, pero es un hecho que montar en bicicleta es una acción que difícilmente olvidaremos y aquí os hemos contado de manera muy simplificada el por qué. Hay actividades que el cerebro asienta de forma permanente para facilitarnos la vida básicamente, o dicho de forma más teórica, las asienta para facilitarnos la adaptación al entorno.

Esperamos que este post al menos te haya resultado curioso y que, igual que nunca vayas a olvidar cómo montar en bici, no te olvides de pasar a vernos por la tienda-taller de Cycles Goff porque… ¡estamos deseando verte por allí!

Photo by: Bianca Gasparoto